Polo | Cultura, Ciencias y Sociedad

Los miembros de este polo trabajan sobre los medios de comunicación (i.e. actores, contenidos, audiencia) y su rol en la sociedad a partir de interrogaciones culturales y científicas. El propósito es identificar continuidades y cambios en las producciones y en las prácticas. Se estudian una gran variedad de temas como los usos de la radio, las series televisivas, las redes sociales, las controversias en el espacio público (v.gr. eutanasia, autismo, pesticidas, laicismo), y las relaciones entre actores (i.e. hombres políticos, científicos, periodistas, industriales, ciudadanos) sobre los problemas de salud.

En el área de los estudios sobre la cultura, los bienes culturales y mediáticos son analizados en términos de prácticas, valores, identidades y organizaciones. El objetivo es extraer las consecuencias sociológicas y teóricas del poder progresivo que las industrias culturales tienen en la remodelación de las prácticas de consumo culturales, en las movilizaciones políticas, y en las de auto-expresión y de opinión. La lista de los centros de interés consagrados como la radio, la televisión, la prensa y la cultura, se ha extendido a los mundos digitales y de internet.

Los estudios de este polo tratan de las prácticas culturales, como las preferencias, las apreciaciones sobre la estética, las prácticas de participación y el amateurismo. Así, se presta una atención cada vez mayor a las series televisivas (v.gr. la red internacional S.E.R.I.E.S.) en consonancia con el dinamismo interdisciplinario de las investigaciones en este campo. Varias áreas de investigación están cubiertas: la música, considerada como un tema de estudio cuantitativo y cualitativo; las prácticas creativas de los jóvenes adultos en internet; la incorporación de las tecnologías digitales en la literatura (v.gr. escritura, cobertura mediática); y prescripciones culturales.

Otra serie de investigaciones vinculan la producción y la circulación de la información en los medios de comunicación tradicionales y nuevos (i.e. redes sociales, internet), con los fenómenos de las celebridades y la “estrellarización”, las innovaciones técnicas, y la integración de las TIC en las administraciones públicas. Se está llevando a cabo actualmente un estudio sobre las representaciones de la profesión periodística con las escuelas francesas de periodismo. Otros trabajos en curso analizan los debates sobre la experticia periodística y científica.

La investigación del espacio público sobre el tema de la salud y de su cobertura mediática revela las tensiones en la comunidad de la medicina: investigadores, autoridades públicas, pacientes y medios de comunicación (i.e. prensa escrita, radio, televisión, internet). Aunque el tema de la salud haya sido abarcado en la televisión desde sus principios, principalmente en los programas televisivos de los años 1950-1960 que rendían homenaje a  los profesionales y a los progresos terapéuticos y técnicos, no fue sino hasta los años 1980 que los programas televisivos se interesaron en la salud dando énfasis a los testigos. Por otra parte, vale la pena estudiar como la difusión de un léxico procedente de la psiquiatría (v.gr. paranoico, autista, esquizofrénico, psicológico), alcanzó los discursos ordinarios, y su impacto argumentativo.