Polo | Educación, capacitación y socialización

El objetivo de este polo es analizar los procesos formales e informales de la socialización, la educación y la capacitación. Las investigaciones se interesan en las normas escolares y extra-curriculares (v.gr. normas parentales o familiares, experticia pedagógica o psicológica, y estándares profesionales), y estudian tanto a sus prescriptores (políticas educativas, docentes, instructores) como a su apropiación por los actores sociales (v.gr. resistencia, transformación, incorporación). Se analiza además la articulación entre estos distintos modelos normativos (esto es, relacionados a la educación, a la capacitación y a la enseñanza).

Normas escolares y extracurriculares:  la acción pedagógica es considerada como un instrumento metódico, caracterizado por la repetición, la continuidad y la duración, que inculca maneras de pensar y actuar. Aunque la acción pedagógica representa la forma más institucionalizada de la pedagogía escolar, su análisis no debe limitarse a esta dimensión. Nuestro objetivo es extender la lente focal a la acción didáctica en la cual las organizaciones se involucran para transmitir a las personas ciertas maneras de pensar y de actuar (v.gr. empresas, grupos profesionales, medios de comunicación, iglesias, asociaciones, partidos políticos, sindicatos). El poder pedagógico (i.e. aquel que conduce las personas a actuar de un modo determinado) constituye un conflicto entre fuerzas en competencia en las sociedades democráticas. Una de las mejores maneras para explorar las formas de control social en nuestras sociedades, radica en el análisis de las estrategias que adoptan estas distintas “fuerzas” en la lucha por la apropiación del poder pedagógico.

Prescriptores de las normas: el propósito es estudiar particularmente los grupos y los individuos que cuestionan a los prescriptores de estas normas dominantes, en los aparatos educativos considerados (v.gr. sistema escolar), en sus márgenes, o fuera de los mismos. Se presta especial atención a la manera en que estos grupos e individuos contribuyen a la legitimación de su acción, movilizan recursos y se apoyan en “traductores” o intermediarios capaces de importar nuevos modos de transmisión de conocimiento y de enseñanza.

Condiciones de apropiación y recepción: el trabajo pedagógico realizado por los “outsiders” o los “insiders” no puede ejercer automáticamente los efectos previstos por sus creadores/promotores sin encontrar resistencias o re-traducciones. El trabajo pedagógico puede ser traducido en categorías que tienen sentido para los grupos intermediarios encargados de la difusión de sus recomendaciones, o para los actores de campo supuestamente responsables de su implementación. El desafío es doble. El primero consiste en demostrar que el análisis de este trabajo pedagógico y de las condiciones de su recepción no pueden disociarse. El segundo consiste en mostrar que, incluso en relaciones disimétricas, los actores de campo co-construyen la definición y el uso de estas normas.